Inicio Nutrición Deportiva Trucos esenciales para no engordar durante el verano

Trucos esenciales para no engordar durante el verano

Estos consejos te ayudarán a mantener la forma durante la época estival

Publicado: Actualizado el
Chica en la piscina en verano

Esa cerveza fresquita, el aperitivo antes de comer, un delicioso y cremoso helado de postre…. con la llegada del verano el número de tentaciones aumenta y dejamos de lado las sanas rutinas que hemos llevado durante todo el año. Pero mantener la forma durante la época estival no es imposible y menos con estos trucos para no engordar durante el verano.

Que el calor y las vacaciones de verano traen aparejadas múltiples tentaciones es una realidad innegable. Por desgracia, todas ellas pueden tirar por la borda la operación bikini, y hasta hacernos ganar unos molestos kilos contra los que tendremos que luchar más tarde. Sin embargo, existen algunos trucos que te permitirán mantenerlos a raya.

Un destino vacacional apropiado

Para empezar, uno de los grandes problemas es que cuando salimos de casa, dejamos de lado los entrenamientos. Así, el destino vacacional que escojas será clave a la hora de seguir haciendo ejercicio. Por ejemplo, la playa constituye un lugar ideal para probar con nuevos ejercicios y deportes como paddel surf, natación o submarinismo. También andar por la playa constituyen un ejercicio muy completo y diferente.

Otra opción interesante la protagoniza el llamado turismo de aventura o deportivo. Porque no hay nada como pasar un buen rato en familia remando en un kayak, haciendo rafting, descendiendo barrancos, o surcando el aire a voz en grito subido a una tirolina. Y para los más calmados, el senderismo siempre será una alternativa para descubrir paisajes y hacer algo de ejercicio.

Para los que les guste la escalada o quieran probar este deporte, los destinos de montaña abrirán ante ellos un mundo de posibilidades. Incluso pueden adaptarlos a la modalidad que practiquen (el psicobloc, por ejemplo, se practica en lugares de playa con desniveles de más de noventa grados).

Platos sanos y frescos

Obviamente, también tendrás que cuidar tu alimentación. Para hacerlo con éxito y además de los abusos que deberías evitar y que ya conoces sobradamente. Pide gazpacho en lugar de frituras, ensalada en lugar embutido, no abuses del pan y, sobre todo, huye de los postres. Un helado de vez en cuando está bien, pero no puedes comerte 2 helados al día.

Ojo con los aperitivos

Un par cañitas y un plato de patatas fritas suponen más de 500 calorías, la 1/4 parte de las calorías recomendadas para un hombre adulto. Sabiendo esto quizás la próxima vez te lo pienses 2 veces antes de pisar ese chiringuito tan apetecible. Como siempre te decimos en RunFit, no hay que obsesionarse con la alimentación y hacerlo alguna vez está perfectamente bien, pero no puedes convertirlo en una rutina durante tus vacaciones.

Porciones pequeñas

Cuando llegan las fiestas, puede ser fácil sobrecargar el plato. Las personas que comen porciones más grandes tienden a ganar peso con más facilidad que las que no lo hacen (fuente). La mejor manera de no engordar es controlar el tamaño de las porciones o utilizar platos más pequeños.

Para determinar el tamaño adecuado de las raciones, lee las etiquetas de los alimentos y las raciones recomendadas en las recetas. Si no puedes, utiliza tu mejor criterio para llenar tu plato con una cantidad razonable de comida.

Controla el Alcohol

No te olvides de prestar atención al alcohol, que contiene una gran cantidad de calorías vacías y tiene múltiples riesgos para el organismo. Si bebes hazlo siempre con moderación. Si optas por destilados, procura que estos sean de calidad y no mezcles con bebidas azucaradas. Si bebes cerveza, intenta optar por opciones sin alcohol que resultan incluso beneficiosas para la recuperación física al contener carbohidratos. Y recuerda, cuando bebas procura mantenerte hidratado en todo momento ya que el alcohol nos hacer perder líquido más rápidamente y este proceso es más notable y peligroso durante los meses de más calor.

Descansa

Aunque el descanso puede parecer algo obvio y propio de las vacaciones, no siempre las utilizamos para darnos la tregua que nos merecemos; de hecho, son muchos los que descontrolan la hora de irse a la cama durante el verano o las aprovechan para salir de fiesta hasta altas horas de la madrugada y hacer toda una serie de excesos que después acabarán pasando factura.

Dormir las horas suficientes (cifradas, según los especialistas, entre siete y ocho en adultos) y hacerlo correctamente, será básico para recuperarnos, sobre todo si seguimos haciendo deporte. ¿La razón? Que la falta de sueño dispara la segregación del cortisol, una hormona capaz de destruir el músculo que tanto nos ha costado lograr. Y no solo eso, sino que incrementa la sensación de apetito, provocando que sintamos predilección por aquellos alimentos ricos en hidratos de carbonos y muy calóricos.

Asimismo, procura acostarte no más tarde de la una de la madrugada, dormir durante la noche, y hacerlo en una habitación correctamente ventilada, y aislada de la luz y los ruidos. Y si te levantas cansado, siempre puedes hacerte con un dispositivo de monitorización del sueño y la actividad física. El mercado ofrece opciones para todos los gustos y necesidades a precios muy asequibles.

TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.